Curiosobundo Rotating Header Image

cívico

Harto del racismo

En nuestro mundo occidental nos las damos de cívicos, de humanistas.

Se supone que sabemos las diferencias entre el bien y el mal, pero resulta que no tanto.

Resulta que cada día miramos hacia a otro lado en situaciones claras de racismo.

Alguien que cambia de acera cuando un gitano se le aproxima.

Alguien que mira mal cuando ve a un rumano en el metro.

Alguien que cierra la puerta a alguien de color.

Alguien que no tolera establecimientos paquistaníes cerca de su casa.

Alguien que mira con desprecio al restaurante chino de la esquina.

Estamos libres de pecado?

La respuesta es no.

Yo personalmente intento mantener lejos al racismo, al racional y al irracional.

Lo consigo?

No siempre.

Tengo comportamientos que odio, los cuales intento re-educar, aparcar, apartar de mi, conseguir cambiarlos no es tarea fácil. Algunos son básicos, otros más complejos.

Seguiré luchando contra el racismo en mi y el racismo en los demás.

Las responsabilidades cívicas

A veces nos quejamos de lo que hacen los demás, pero nosotros, cumplimos cívicamente con nuestros conciudadanos?

Son muchos los detalles a tener en cuenta.

- Poner la lavadora o la secadora a horas correctas.
- Regar las plantas a horas correctas.
- Tirar la basura a las horas correctas, (sobretodo cuando suben las temperaturas).
- Poner la música, la radio o la televisión a un volumen moderado.
- Respetar los espacios comunes.
- Moderar el volumen de las actividades en casa, sobretodo en horario nocturno.

Tenemos en cuenta todo ello?

Yo personalmente durante un tiempo no respeté ni la lavadora a las horas que tocaba ni el de la basura, desde que me lo hicieron ver lo empecé a hacer.

El gran problema es que la gente que no hace nada de esto, difícilmente entenderá este listado.

Recuerdo cuando hace un par de años vi que el Ayuntamiento de Barcelona intentó promocionar el civismo montando varias exposiciones y charlas al respecto, pero seamos realistas, quien irá a esas exposiciones? Los que necesitan ganar en civismo, no se molestarán a ir a dichas exposiciones jamás. Un incívico irá a un curso de civismo sólo si le obligan.

Por eso mismo, es responsabilidad cívica de todos educar a los que nos rodean. Por molesta que pueda ser la situación, es importante educar a la gente de nuestro alrededor.

Cuando unos pocos no son tan pocos

Hay veces en las que unos pocos consiguen incomodar a una sociedad.

El civismo es algo que se exige para uno, pero a menudo olvidamos que aparte de un derecho, es un deber.

Nuestra educación falla. Sin duda falla.

Noticias como esta, que habla de la cantidad de bicicletas robadas del servicio bicing en Barcelona, que deben ser recogidas por las poblaciones colindantes, son tristes. Son tristes pues se trata de un servicio público, del cual la gente se está aprovechando. Por culpa de unos pocos tendremos que pagar más los demás.

También me molesta el artículo pues, parece enfocarlo como si el servicio Bicing fuera el problema, cuando no es así, el problema es la gente que hace un mal uso de él.

En fin… civismo… debemos ser cívicos y exigir que los demás lo sean!