Curiosobundo Rotating Header Image

hipoteca

Forges, los banqueros y la especulación en España

Forges siempre está a una gran altura.

Es una de esas personas que a través del arte consigue transmitir el espíritu de una sociedad.

Es uno de los grandes y sociedades como la española necesitan más como él.

Esta es una de las mejores viñetas de Forges:

Ellos especulan y yo soy el culpable

Ellos especulan y yo soy el culpable

Y esto lo que dice:

1. Vi una casa que me gustó
2. El Banco envió a SU tasador, que tasó la casa
3. El BANCO me hizo una hipoteca para comprarla, CONOCIENDO mi situación económica
4. Yo pagué hasta que me fuí al paro
5. Le dije al banco que como no podía pagar que se quedaran con la casa
6. Mandaron a SU mismo tasador, que ahora tasó la casa en la mitad
7. En resumen: No tengo casa y además le debo 180.000 € al Banco que es lo que SU tasador sobretasó y el banco aceptó

ES DECIR:
ELLOS ESPECULAN
Y YO SOY EL CULPABLE.

La dación en pago de la hipoteca

Es justo el sistema actual?

Es justa la dación en pago de la hipoteca?

En ninguno de los casos la respuesta es afirmativa.

En ambos casos se debe modificar la situación.

Creo que la clave pasa por la dación en pago, aunque teniendo en cuenta lo pagado hasta el momento.

Supongamos que una familia ha pagado ya el 50% de la hipoteca y no puede pagar más.

Es justo entregar el piso y deber el 50% de este aún? NO.

Es justo entregar el piso y dejar la deuda a cero? NO.

Se necesita una nueva ley que regule la revalorización de las viviendas.

El derecho a un techo es una prioridad, no debe ser un negocio del ente privado sinó que debe ser gestionado por el ente público.

Lo justo es valorar el piso a su precio actual, ver lo pagado hasta el momento, ver la situación familiar, tomar una decisión justa en la que la gente no pierda su dinero y donde tampoco se perjudique al banco que arriesgó el dinero inicialmente.

Si se sigue legalizando hacer negocio con las viviendas, acabaremos viviendo todos en barracas o en mansiones.

Es eso lo que queremos?

Es eso lo justo?

Estamos hablando de derechos humanos.

España debería liderar en este aspecto.

El ciclo de conciertos de despedida de el Dau

El Dau (http://www.eldau.cat/) es un local cultural donde podeís ir a tomar unas copas o comer mientras disfrutais de un sinfín de actividades.

Tristemente, a finales de Marzo dirán adiós a su actividad, así que si alguno de vosotros vive en Mataró o en sus cercanías, debeis aprovechar la genial oferta de conciertos y otros eventos que ofrecen estos cracks.

PROGRAMACIÓN DE FEBRERO 2012

Jueves 02/02: stepMother (acústica)
Sábado 04/02: Noche de humor con Barragán
Domingo 05/02: The Jau+ (rumba)
Jueves 09/02: Pulpopop (pop-rock)
Viernes 10/02: Línia Maginot (pop-rock)
Viernes 10/02: Dj Surda (diferentes estilos)
Sábado 11/02: Memorias de un Chicokiller
Domingo 12/02: Mates Mates (indie)
Jueves 16/02: Glissando (pop-rock)
Viernes 17/02: Daniel Higiénico (cantautor)
Viernes 17/02: Dj Surda (diferentes estilos)
Sábado 18/02: Nus (teatro musical)
Domingo 19/02: Lluis Cartes (cantautor)
Jueves 23/02: Cece Giannotti (acústica)
Viernes 24/02: Eric Fuentes (indie)
Sábado 25/02: Match de Improvisación Mataró
Domingo 26/02: Paul Fuster (folk)

PROGRAMACIÓN DE MARZO 2012

Jueves 01/03: El Niño de la Hipoteca (rumba)
Viernes 02/03: 4t1a (Quart Primera) (bandautor)
Sábado 03/03: Endavant Teatre (teatro còmico)
Domingo 04/03: Shuarma (indie)
Jueves 08/03: Cris Juanico (cantautor)
Viernes 09/03: Invisibles (pop-rock)
Viernes 09/03: Dj Surda (diferentes estilos)
Sábado 10/03: Carlos Mancera (monólogo)
Domingo 11/03: Lucas Masciano (pop-rock)
Jueves 15/03: Raydibaum (pop-rock)
Viernes 16/03: Cesk Freixas (cantautor)
Sábado 17/03: Nit de vídeos amb Loulogio
Domingo 18/03: Jofre Bardagí + Joan Masdéu
Jueves 22/03: Litus (cantautor)
Viernes 23/03: Filippo Landini (pop-rock)
Viernes 23/03: Dj Surda (diferentes estilos)
Sábado 24/03: Rafa Pons (cantautor)
Sábado 24/03: Dj Rumânu (música balcánica)
Domingo 25/03: Rafa Pons (cantautor)
Jueves 29/03: Pepet i Marieta (bandautor)
Viernes 30/03: Ayara Trio (pop-rock)
Viernes 30/03: Nenraro Dj (varios estilos)
Sábado 31/03: Fiesta de despedida de El Dau
- Concierto Improvisado (jam session)
- Dj Forofols (rock-indie)
- Dj Dubi (rock-indie)

El precio de la vivienda y la calidad de vida

Estos días hay en Barcelona una feria llamada Low Cost que se enfoca a la venta de vivienda.

Evidentemente, tal como el nombre indica, va enfocada a precios más asequibles… aún así, no es cierto.

La mayoría de la gente tiene sueldos con los que ni tan solo se puede permitir el derecho a la vivienda desde la soledad, alguien soltero está condenado a vivir alejado de la ciudad, en un cuchitril o compartiendo piso. Esta es la realidad de los jovenes en Barcelona.

Si quieres vivir sólo con cierta comodidad tienes que ir de alquiler y sacrificar cosas.

Si quieres vivir en un piso de propiedad debes ahorrar un infierno para dar una buena entrada, sin esa entrada los pagos mensuales de la hipoteca se te van a comer y la calidad de vida se va al carajo.

Yo no creo ni en la propiedad ni en el alquiler, creo en la calidad de vida. En el momento que el alquiler es lo más económico y me permite vivir bien, pues es mi camino. Si la propiedad se vuelve más barata y puedo permitirme dar ese paso y tener algo en propiedad, manteniendo mi nivel y calidad de vida, entonces creeré en la propiedad.

Hasta que eso no suceda… estoy lejos de comprar una vivienda. Aún así confieso que tenía ganas de ir a este Low Cost para ver qué se considera Low Cost y ver si estoy muy lejos de lo que consideran Low Cost… Qué dura es la realidad, no? :P

Insistamos! La solución no es subir los impuestos!

La solución no pasa por subir los impuestos,

ni por dar ayudas a quien no las necesita,

ni por rescatar a quienes han buscado la ruina!

Este gobierno está hipotecando nuestro futuro y no estamos haciendo nada.

Deberíamos tomar medidas, como lo hizo Enric Duran, como lo propone Arcadi Oliveres, pero tenemos que hacer algo. Debemos manifestar nuestra disconformidad con todas estas locuras económicas.

En fin. Yo ya tengo claro a quien NO votaré en las próximas elecciones generales.

Me parece mal que se suban los impuestos

Por supuesto que me parece mal que se suban los impuestos en este momento.

Me parecería bien si el uso que se hiciera de ellos fuera el adecuado.

Pero ir regalando el dinero de esta manera lo único que hace es hundirnos en la miseria.

- Las ayudas a los bancos.

Acaso nos han llegado los créditos a los trabajadores?

- Las ayudas a las automobilísticas.

Acaso sólo hacemos coches?

- La prolongación del paro.

Qué pasa con los que llevan más tiempo en paro, estos no reciben ninguna ayuda, cuando en realidad la necesitan mucho más!

Me parece fatal. Es como premiar la prolongación del paro… Absurdo.

Estoy cada día más harto de este gobierno.

Baja el Euribor y bajan las hipotecas

De entrada puede parecer una mala noticia (La caída del euribor rebajará las hipotecas en 145 euros) que baje el Euribor, pero en la situación actual, se me ocurre que es lo mejor que puede pasar.

Suponiendo una hipoteca de 150000 euros a 25 años (muchas son de mucho más dinero al mismo tiempo…) el ahorro sería de unos 1700 euros al mes, lo que se traduce a unos 145 euros al mes.

ESO es bueno.

Porqué?

Pues muy fácil.

De entrada son 145 euros que no se queda el banco, sinó que se quedan en los bolsillos de los hipotecados, y sobretodo, qué van a hacer los hipotecados con esos 145 euros de más? Pues reactivar la economía. Justo aquello que se les supone a los bancos, pues no, lo harán ellos, que reinsertando estos 145 euros en gastos mensuales espavilarán muchísimo nuestra economía, y dará un respiro a la tan famosa crisis.

En fin… esto está siendo duro y divertido a la vez.

Evolución del Euribor desde el 2000

Evolución del Euribor desde el 2000

Otra entrevista a Enric Duran (Reacción ante la crisis)

Desde que escuché las primeras palabras sobre Enric Duran me sentí seducido, pues me encanta como enfoca sus puntos de vistas, su visión de la situación actual es más clarividente del de la mayoría de gente.

Gente como Enric Duran en una entrevista es capaz de abrir los ojos a cualquiera.

Adjunto link de la fuente y la entrevista en sí:

“Escribo en estas páginas para hacer público que he expropiado 492.000 euros a 39 entidades bancarias a través de 68 operaciones de crédito. Si incluimos los intereses de demora, la cifra actual de la deuda es de más de 500.000 euros que no pagaré. Ha sido una acción individual de insubmisión a la banca que he llevado a cabo premeditadamente para denunciar al sistema bancario y para destinar el dinero a iniciativas que alerten de la crisis sistémica que estamos empezando a vivir y que intenten construir una alternativa de sociedad.”

Se trata de una acción ajena a cualquier tipo de violencia, que reivindico como una nueva forma de desobediencia civil, a la altura de los tiempos que corren. Cuando la financiación al consumo y la especulación son dominantes en nuestra sociedad, ¿qué mejor que robar a los que nos roban y repartir el dinero entre los grupos que denuncian esta situación y construyen alternativas?

¿Cómo he podido conseguir tanto dinero sin propiedades ni avales?

Tras algunas investigaciones y pruebas, en la primavera del 2006, empecé a llevar adelante de manera definitiva esta idea haciendo creer, según el caso, a los diversos bancos, cajas y establecimientos financieros de crédito que me quería reformar el piso o comprar un coche. En algunos casos, también a través de una empresa creada con el propósito de poder justificar determinadas inversiones como la compra de material audiovisual para una productora.

La ventaja de pedir un préstamo desde una empresa es que la deuda como empresa, aunque sea una empresa unipersonal, no aparece en tu historial de deuda personal, de modo que puedes ir aumentando tu endeudamiento indefinidamente sin que el CIRBE (sistema de información sobre deudas del Banco de España) lo detecte. Existen otras maneras de engañar al CIRBE que explicaré a quien quiera realizar una acción con una finalidad similar a la de la mía.

Estos préstamos eran solicitados sin ninguna garantía ni de otra persona ni de ninguna propiedad, simplemente con mi firma. Con una profesión inventada y una buena nómina falsa que hacía creer que ganaba de sobras para acceder a la financiación. El quid de la cuestión es que los bancos no tienen manera alguna de comprobar si una nómina que les presentes es real o no, siempre y cuando la empresa y la persona existan realmente.

También había que presentar los extractos bancarios adecuados, que conseguía haciendo circular el dinero de cuentas de empresa a cuentas personales a través de transferencias de nóminas para simular ingresos personales, que los bancos se creían. En algunos casos me pedían el contrato de trabajo, la declaración de la renta o la vida laboral. A mis empresas les pedían las declaraciones del IVA trimestral y, cuando ya tenían más de un año, el impuesto de sociedades.

A todo esto se puede responder adecuadamente, y a veces con información real. Si no, con una impresora, fotocopiadora, tijeras y celo, ¡se hacen maravillas!

En algunos casos, tuve que comprar el coche para el que había solicitado el préstamo, y después me lo tuve que vender todo antes de dejar de pagar para que no me lo pudiesen embargar i así tener más fondos para financiar las luchas.

Sorprenderá que haya conseguido esto, 492.000 euros sin avales ni garantías, en un contexto de contracción del crédito. Es una demostración de cómo la banca promueve el endeudamiento de las familias por encima de cualquier control y de cualquier medida de prevención de riesgos y de sentido común.

Como conclusión, hay un hecho que nos puede ayudar a entender las posibilidades y oportunidades que hay para este tipo de acción: los bancos y las entidades financieras necesitan conceder créditos, porque es una de sus maneras principales de obtener beneficios y porque, como ya hemos explicado en otro artículo anterior, el sistema financiero necesita que cada vez se firmen más créditos para poder crear cada vez más dinero. Es una rueda que no se detendrá hasta que colapse el sistema. Nosotras, en lugar de seguir ayudando a que la rueda gire pidiendo créditos para producir o para consumir, tenemos la oportunidad y la responsabilidad de ponerle trabas, heciéndoles creer que queremos créditos y que así podrán crear este dinero gracias a nosotras. Después, al no devolver los préstamos, hacemos desaparecer este dinero y el que se había creado de la nada, con la garantía que habíamos firmado de devolución de las deudas. Este sistema funciona a partir de la confianza y si mediante formas de actuación como estas, conseguimos sembrar desconfianza, podremos abolirlo (destruirlo?)!

¿Por qué esta acción?

Esta crisis que se ha explicado en artículos anteriores, especialmente en su vertiente energética, era de prever. Hace tres años conocí las refleciones acerca del cénit del petroleo y pensé que en el momento en que se desencadenara la crisis sería fundamental que estuviésemos preparadas. Ésta podría ser una oportunidad para el cambio social, un momento que se tenía que aprovechar. Pero si no nos preparábamos, el futuro podría llegar a ser incluso mucho peor de lo que tenemos ahora, dado que la gestión de la escasez dirigida desde poderes económicos y políticos podría llevarnos hacia un nuevo fascismo.

A menudo, uno de los inconvenientes que encontramos cuando hablamos de transformación social en la actualidad es que nos cuesta identificar a los enemigos principales. No en vano, ya juegan bien sus cartas para que cueste identificarlos. Como hemos visto en el artículo que hablaba del sistema financiero, hay mecanismos escondidos y perversos que hacen que una minoría controle la creación de dinero y, a partir de ello, hacen que el sistema económico se mueva al ritmo que más les interesa. Desenmascarar a esta minoría, a este sistema bancario que nos lleva al colapso ecológico, me parecía fundamental y fue una motivación clara para llevarme a realizar esta acción de insumisión financiera y hacerla pública.

Otra razón de peso fue el poder fortalecer a los movimientos sociales para que se pudiesen preparar para la crisis, ensayando las alternativas que pueden convertirse en el ejemplo de una forma de vida viable cuando ésta estalle. Creía que para esto hacía falta más dinero del que podemos conseguir por otros medios, ya que, según mi experiencia en los movimientos sociales, uno de los factores limitadores importantes de los proyectos transformadores ha sido siempre la falta de capacidad económica para echar adelante proyectos estratégicos que se puedan iniciar cuando se crea conveniente y mantener con el tiempo.

Hay alternativas de sociedad que empiezan a ponerse en marcha desde la práctica y sin ideas demasiado preestablecidas. Hay muchas iniciativas que, desde la autonomía y la autogestión, están empezando a practicar formas de vida en las que creen como alternativa al sistema capitalista actual. Hay esfuerzos claros y decididos para coordinarse y organizarse conjuntamente en red, para empezar a poner en práctica otro modelo de sociedad. El camino ya ha empezado, ahora hay que mantenerlo y darle fuerza.

¿A quién ha ido el dinero?

Una vez pagadas comisiones, intereses, notarios, impuestos y gastos varios relacionados con la acción y que no forman parte del dinero disponible para el cambio social, quedaron unos 360.000 euros que se han destinado, entre otros, a la publicación que tienes entre tus manos1. Los demás destinos han sido diversas acciones e iniciativas destinadas tanto a concienciar sobre la crisis sistémica (energética, alimentaria, económica…) como, especialmente, a impulsar un anplio movimiento social que ponga en marcha otras maneras de vivir en sociedad mientras se enfrenta al modelo capitalista actual, teniendo como objetivo el de sustituirlo.

No daré detalles en este escrito para no poner en problemas a los proyectos que han recibido este dinero sin ser responsables de ello, pero confío que la memoria de las personas con quien he compartido momentos en los últimos tiempos activará el boca-oreja que hará que mucha gente pueda saber con seguridad que el destino de los fondos ha sido orientado en este sentido.

Un llamamiento a la acción

Esta acción quiere ser sobre todo un llamamiento para que cada una se plantee qué es lo que puede y lo que quiere hacer para cambiar el estado de las cosas dentro de lo que sea posible o incluso de lo que podría parecer imposible…

Si yo he llevado a cabo esta insumisión financiera, arriesgando mi libertad para demostrar que el sistema económico es más vulnerable de lo que parece y para conseguir todo este dinero para la construcción de alternativas, quizás muchas otras personas podrán hacer alguna cosa más si creen en sí mismas, si saben librarse de los falsos miedos en que se nos educa premeditadamente dentro del sistema y si piensan decididamente que sólo la gente, desde abajo, podemos cambiar el estado de las cosas.

Poniendo como ejemplo el estilo de acción que yo he llevado a cabo, quizás cada uno, según su contexto personal y económico, pueda darse cuenta de que hay cosas que están a su alcance:

Los arrendatarios, que padecéis el encarecimiento de los precios (que acostumbra a venir tras el encarecimiento de los precios de compra) podéis juntaros para iniciar una huelga de alquileres como la de los años 1930 y 31; me consta que ya hay gente que está pensando en ello…

Si estáis pagando una hipoteca desde hace pocos años y os queda mucho tiempo de trabajo en un puesto que no os gusta, quizás podéis dejar de pagar la hipoteca y okupar vuestra casa. Si lo hacéis solos quizás tendréis un problema (aunque no más grande que el que ya teníais y además os podréis plantear dedicaros a lo que os guste y que sea coherente con vuestras ideas y vocaciones) pero si mucha gente se organiza, será la banca la que tendrá el problema…

Si sois personas comprometidas y queréis colaborar con los movimientos sociales, ahora ya sabéis que tenéis la opción de solicitar algunos préstamos y no pagarlos para así financiar las luchas, a la vez que ponéis trabas al sistema financiero. Hay maneras de hacerlo sin recibir por ello ninguna acusación penal, sería cuestión de hacerlo a una escala más pequeña que la mía y de no hacerlo público. En esto os puedo echar una mano, jeje.

Si ya vais camino de tener que vivir sin cuentas bancarias porque os han puesto una pena-multa (de esas que tanto abundan actualmente) que no queréis pagar, ¿por qué no expropiáis algo de dinero a la banca antes de que llegue el momento de dejar de tener cuentas corrientes?

Eso sí, con estas diversas opciones y otras que se os puedan ocurrir seréis morosos toda la vida (o mientras aguante este sistema financiero en crisis…), de modo que sería aconsejable que os lo pensaseis como idea acompañana de un plan personal para vivir de otra manera, sin cuentas corrientes ni propiedades.

De todos modos, si no podéis o no queréis llevar a cabo ninguna de las acciones anteriores, hay dos cosas más sencillas que todo el mundo puede y debería hacer lo antes posible: no solicitar ningún crédito y sacar el dinero del banco.

Al mantener préstamos, tarjetas de crédito y cuentas corrientes, estamos siendo cómplices de unos bancos que representan el corazón de un sistema capitalista que está sembrando la destrucción del planeta, la pobreza y la esclavitud de nuestras vidas por doquier.

Sacar el dinero del banco es una cosa que cualquier persona puede hacer si simplemente se organiza un poco para gestionar sus pagos y cobros de otro modo.

Y si este llamamiento te llega tarde porque hay deudas que no has podido pagar y ya apareces en listas de morosidad de los bancos… por qué no te pones en contacto conmigo y montamos un sindicato de morosos? Que hay más personas inscritas en las listas de morosos que en las del paro… ¡y vivir sin cuentas corrientes es un arte que valdría la pena compartir!

Lo que voy a hacer a partir de ahora.

Mientras escribo este comunicado público aún no hay ninguna acusación penal contra mi persona, hecho que prueba que he podido llevar a cabo la acción hasta el final afuera de cualquier control o sospecha policial.

De todos modos, según el sistema judicial del estado español (y sin contar con su motivación ética), a partir de esta confesión se me tendría que acusar de estafa mayor (que se considera a partir de 50.000 euros) y de insolvencia punible (también denominada levantamiento de bienes). Por la primera acusación se me pueden pedir entre 2 y 6 años, y por la segunda entre 1 y 3 años. Así que he preferido reivindicar esta acción públicamente como desobediencia civil para que todo el mundo pueda saber lo que se puede hacer y para cuestionar al mismo sistema financiero en vez de esconderlo como me recomendaría cualquier persona que pensase primero en su integridad personal.

Pero dado que mi postura es claramente de reconocimiento y de defensa moral y política de los hechos y dado que no pienso que el sistema judicial está legitimado para juzgarme (como parte de un sistema político totalmente antidemocrático en cuanto a dependencia de los mismos poderes económicos a los que denuncio con mi acción), he decidido acompañar esta explicación pública de los hechos con mi desaparición física. De ese modo evitaré que posibles represalias contra mi libertad o mi cuerpo me impidan seguir defendiendo y explicando estos hechos públicamente y seguiré activo en los movimientos sociales catalanes a partir de la participación virtual mientras me encuentre físicamente en algún otro lugar del mundo desde el que pueda también participar en las luchas sociales.

Más adelante, me reservo la posibilidad de volver a aparecer físicamente en territorio catalán, si se demuestra que la sociedad civil catalana está preparada para defender la libertad de aquellas personas que nos enfrentamos públicamente a los poderes económicos y políticos de nuestra sociedad.

Y si algún día, por voluntad propia o no, soy juzgado, aviso que el único veredicto que aceptaré será la absolución por consideración del tribunal de que mi acción no es constitutiva de delito, a causa de su motivación ética y solidaria en contra de los actores que más daño hacen a esta sociedad y en pro del bien común. Aparte de esto, no negociaré penas menores para evitar cumplir condena, ni pagaré una fianza, ni multa, ni negociaré la deuda. Si el estado es incapaz de salir de la presión de los poderes fácticos, que todo el mundo lo vea manteniendo a una persona como yo en prisión.

Desde este momento, podréis conocer mi identidad y contactar conmigo a través de la web http://www.17-s.info donde también podréis encontrar información más detallada.

La fusión entre dos tradiciones activistas

Esta acción de Enric, aún siendo innovadora, no sale de la nada; históricamente, activistas de muchas tendencias se han arriesgado por el bien común desde afuera de la legalidad vigente, ya sea realizando acciones contra la banca para financiar las luchas, ya sea realizando acciones públicas de desobediencia civil para transformar algo. En el campo de las expropiaciones bancarias, la tradición arranca a principios del siglo XX, en países como Francia e Italia, y también en el estado español, por ejemplo con el espectacular atraco al Banco de España en Gijón por el grupo de los solidarios, en 1923.

Personajes míticos de nuestra historia como Durruti, Quico Sabaté o Salvador Puigantich han participado en acciones de este tipo, las cuales siempre son peligrosas ya que se pone en juego la vida tanto de los participantes como de los trabajadores de las sucursales. Otros métodos clandestinos, más seguros para las personas pero complicados han sido la falsificación de moneda o de cheques de viaje, por esta última acción contra el Citybank se dio a conocer al mundo Lucio Urtubia, quien todavía vive y recientemente ha realizado varias conferencias en el territorio catalán para presentar el documental Lucio, el anarquista irreductible.

La estrategia de la desobediencia civil arranca en el siglo XIX de la mano de Henry Thoreau y se hace conocida mundialmente a través de figuras como las de Gandhi y Martin Luther King. En el estado español no empieza a valorarse la desobediencia pacífica como posibilidad hasta después de la muerte del dictador Franco, dado que cuando la violencia del estado goza de completa inmunidad, la desobediencia no violenta se hace imposible. Desde los 70 hasta ahora, algunos de los movimientos sociales más reconocidos como la exitosa insumisión al servicio militar y el movimiento de okupaciones se basan en esta premisa desobediente.

Una de las dificultades del punto de encuentro radica en que parten de situaciones opuestas. La primera necesita de clandestinidad; la segunda es una acción pública que basa su fuerza en su apoyo social y en la legitimidad de sus acciones. La acción que nos ocupa hoy las puede fusionar porque tiene dos partes: la parte de acción directa (ya se ha llevado a cabo y su carácter secreto ha permitido el éxito de la acción) con la parte de desobediencia civil (que empieza hoy, con la confesión y defensa pública que hace el autor, cuestionando seriamente la legitimidad moral de la banca).

Si este ejemplo quedará como un caso aislado o si será la semilla para una nueva estrategia de acción, ya sea pública o escondida, el tiempo nos lo revelará. La palabra la tenemos cada una de las personas que queremos cambiar las cosas.

15N: todxs a la calle (Crisis y Enric Duran)

Siguiendo la información de Crisis y Enric Duran esta semana recibí este correo, para quien pueda interesar!

15N: todxs a la calle
Después del inicio de los correos por Internet hace tres semanas donde se llamaba a las movilizaciones para el 15-N, en contra de la Cumbre del G-20 y se recogian lugares de encuentro de 49 poblaciones del estado, han surgido más convocatorias y despues de una exhaustiva búsqueda compartimos la actualización que hemos hecho. Es el listado que consideramos definitivo de convocatorias en 75 pueblos y ciudades.

Podeis encontrar las convocatorias aquí por orden alfabético.

i aquí las podeis encontrar organizadas por territorios::

Os pedimos que hagais la máxima difusión, porque si corren listados antiguos, las convocatorias más nuevas no se podran dar a conocer. También os invitamos a hacer difusión específica de la convocatoria que caiga más cerca de donde vivis. Herramientas para hacer cacerolada, pancartas hechas a mano y muchas ganas son algunos de los elementos que haran que podais contribuir a que los actos sean vistosos.
¡Seguid los foros de acciones en marcha en la página web, para más informaciones y aportad aquello que encontreis a faltar!

Nueva Campaña para superar la crisis
El segundo motivo de este mensaje es haceros saber que hemos dado inicio a la Campaña para una huelga unitaria de usuarios y usuarias de los bancos

La campaña surge a partir de la llamada a la acción que se hizo en la publicación crisis y de las ideas generadas en el espacio de propuestas de los foros de la página web 17-s.info y de diversas propuestas recibidas en los correos electrónicos del colectivo y de Enric Duran

La huelga empezará cuando haya suficiente gente inscrita. Ahora abrimos las preinscripciones a través de un formulario que podeis encontrar en este enlace:

http://www.17-s.info/es/formulario-para-participar-en-la-huelga-de-usuar…

También presentamos una octavilla que si quereis contribuir en la difusión de la campaña os proponemos que la imprimais, fotocopieis y la difundais en las concentraciones que habrá el 15-N. En este enlace podeis encontrar la octavilla y más información.
¡Participa en la huelga indefinida! Saca el dinero del banco, ¡que no especulen con nuestros ahorros! No pagues tu hipoteca y quédate a vivir en tu casa, no pagues tus créditos personales; ¡¡¡la crisis que la paguen los ricos!!!

Genial artículo de Xavier Sala i Martín. Crisis económica (1) Donde estamos

Este economista tiene el don de aquellos clarividentes que saben apartarse de la realidad para poder ver qué pinta tiene, y sus puntos de vista aunque a veces polémicos, suelen ser magníficos.

Aquí está el artículo titulado: Crisis económica (1) Donde estamos (va a ser el primero de 3)

La tormenta perfecta sigue su curso inexorable. Superadas las fases uno (caída del precio de la vivienda), dos (incremento de la morosidad de las familias subprime) y tres (crisis financiera por falta de confianza de los bancos y en los bancos), llegamos a la fase cuatro en que la crisis financiera se contagia al resto de la economía mientras las autoridades políticas y monetarias de todos los países del mundo intentan lo imposible para evitarlo.

Para entender por qué las intervenciones públicas parecen no surgir efecto, es importante volver atrás y preguntarse qué está pasando. Todo empezó en 2000 y 2001, cuando Alan Greenspan quiso salvar a la bolsa del colapso de las punto.com y redujo los tipos de interés desde 6,5% al 2,5% en menos de un año. El hecho de que los tipos de interés fueran tan bajos hizo que los bancos, que viven de prestar dinero a cambio de un tipo de interés, buscaran rentabilidad a base de prestar su dinero a a gente que pagara un interés superior, gente a la que hasta entonces nadie quería prestar. ¿Quiénes eran esas familias? Pues las familias “subprime” o “ninja” (no income, no job, no assets). Al tener un riesgo superior, esas familias tenían que pagar una prima de riesgo, aunque los bancos no pensaban que el riesgo fuera tan alto porque pensaban que el precio de las casas seguiría subiendo y, por lo tanto, en caso de morosidad, el banco se quedaría una casa de valor muy superior al crédito concedido.

Los bancos pensaban que eso podría ser un negocio, pero para ello debían multiplicar el volumen de negocio y debían inventarse maneras de reducir el riesgo. Y consiguieron hacer ambas cosas. Para “eliminar” el riesgo, los bancos se inventaron activos de ingeniería financiera muy sofisticados. Un ejemplo son los CDOs (“collateralized Debt Obligations”) que permite dar prioridad de cobro a diferentes partes de un activo. Por ejemplo, imagínense ustedes que un banco tiene 1000 hipotecas de 100 euros cada una y que cada hipoteca tiene una probabilidad de 95% de ser cobrada. Tradicionalmente, el banco vendía esas 1000 hipotecas en un paquete todas juntas a un precio de 950.000 euros. La alternativa que se inventan los bancos es que se venden 10 paquetes distintos con 100 hipotecas cada uno y con cada paquete teniendo diferentes grados de prioridad de cobro. El primer paquete tiene prioridad máxima: las 100 primeras hipotecas que se paguen, van a parar al propietario del primer bono. Lógicamente, ese bono inicial será muy seguro. Las empresas de tasación le van conceder AAA (que es la señal de que seguro que va a cobrar). El segundo tramo de 100 hipotecas será el segundo en cobrar. Como la probabilidad de que 200 familias devuelvan el dinero es casi del 100%, ese segundo tramo también tiene AAA. Y así sucesivamente hasta el último tramo, donde estarán los 5% de posibles morosos. A ese tramo se le llama ‘residuo tóxico’ y se vende a los inversores (que los hay), que tienen un especial apetito por el riesgo a un precio reducido.

Pues bien, el banco re-empaqueta sus hipotecas originales de esta forma y las vende a quien las quiera comprar. Para facilitar la compra, obtiene el seguro de una aseguradora (como Bear Sterns, Freddie Mac, Fannie Mae o AIG), que recibe un pequeño pago ahora a cambio de hacerse responsable en caso de que haya impagos generalizados.

El problema al que se enfrentaban los bancos es que la cantidad de créditos que podían conceder estaba limitado por la llamada regulación de Basilea que no permite que los créditos concedidos sobrepasen una determinada proporción del capital del banco. La regulación de Basilea, sin embargo, permite que los bancos creen unos fondos de inversión (llamados “conduits”) que les compren los créditos hipotecarios a los bancos. El “conduit” se queda con la hipoteca y el banco recupera el dinero, un dinero que puede ser prestado de nuevo a otras familias subprime. Y como la regulación de Basilea permite que la contabilidad del banco de y la “conduit” se haga separadamente, los bancos pueden prestar el mismo dinero centenares de veces, ampliando de esta manera el negocio del crédito hipotecario.

De esta manera, en pocos años se inundó el mercado de activos complicados que en el fondo solamente podían cobrar si las familias subprime pagaban sus hipotecas. Y las familias subprime debían pagar sus hipotecas porque el precio de sus casas debía subir por las nubes y harían todo lo posible por devolver una hipoteca baja a cambio de una casa cara.

El problema es que todo este castillo de naipes se podía derrumbar si los precios de las casas bajaba. Si una familia americana tiene que devolver un crédito de un millón para quedarse con una casa de un millón y medio, hará todo lo posible por devolver el crédito. Pero si la casa pasa a valer medio millón, lo mejor que puede hacer la familia es devolver la casa de medio millón y no pagar el millón entero. Y eso es lo que empezaron a hacer las familias subprime. Poco a poco la morosidad fue subiendo del 5%, al 10%, al 15%, y hasta al 18%. De repente todos, los activos que se habían creado bajo el supuesto que la morosidad sería del 5% dejan de tener valor (cosa que hace que las empresas aseguradoras se ven obligadas a pagar el dinero que las familias no devuelven y empiezan a hacer quiebra) y esto tiene tres implicaciones devastadoras.

Primero, los bancos no se fían de otros bancos (porque no saben quién tiene esos activos que no se van a devolver y que por lo tanto no tienen valor) y no quieren prestarse dinero por si las moscas. Pero si no hay préstamo, no hay negocio bancario por lo que las pérdidas se empiezan a acumular. El pánico se apodera del sector y las cotizaciones de bolsa empiezan a bajar, haciendo que el valor del capital de los bancos caiga en picado. Y aquí vuelve a entrar la regulación de Basilea que obliga a los bancos a que los créditos concedidos no sobrepasen una determinada proporción del capital: como el capital baja, los bancos se tienen que vender sus activos. El problema es que los tienen que vender en un momento en que valen poco, lo cual amplifica sus pérdidas y, por lo tanto, su cotización en bolsa, cosa que les obliga a vender un poco más, cosa que genera más pérdidas. Y así, la bola de nieve se agranda hasta convertirse en pánico bancario.

Segundo, el hecho de que los bancos no se presten entre ellos, hace que el tipo de interés interbancario (el Euribor) se dispare. Eso perjudica a las familias normales (no subprime) de todo el mundo, que tienen sus hipotecas indexadas al Euribor. Tercero, los bancos no sólo no prestan a otros bancos sino que no prestan a empresas no financieras: de repente empresas del automóvil, farmacéuticas, tecnológicas o de distribución no pueden realizar las inversiones previstas con lo que tienen que empezar a reducir su ámbito de negocio y despedir a trabajadores. Lo que empezó como una crisis hipotecaria del sector subprime, pasó a ser una crisis financiera y ahora amenaza de convertirse en una recesión económica real. De momento, aquí es donde estamos.